vikingos1-300x216Los vikingo s son un pueblo muy conocido. Todos hemos oido hablar de sus  ataques e incursiones, del miedo que despertaba en las costas el atisbar sus barcos al ser muy conocidos por su ferocidad y brutalidad, pero lo que no se conoce tanto es que Sevilla fue uno de sus objetivos. De hecho fue atacada no en una ocasión, sino en dos por los feroces vikingos.

Los vikingos eran un pueblo originario de Escandinavia, de hecho vikingos proviene de Wik o Vik que significa “hombres del norte” o “hombres del mar”. Aparecen en Europa hacia el 793 concretamente en Inglaterra, Irlanda y Francia. Juraron lealtad al rey de Francia (Carlos el Simple) y recibieron de él lo que posteriormente sería el Ducado de Normandía.

Sus primeros contactos con la Península Ibérica serían a mediados del siglo IX concretamente en la costa cantábrica donde pretendían apoderarse de algunos puertos que le sirvieran de base de operaciones para futuras correrías. Desde aquí se lanzaron hacia Lisboa donde el ejército del emir Abderramán II no pudo detenerlos al no estar preparados para este tipo de ataques por mar. Los cronistas árabes que recogen el más terrible ataque normando contra al Andalus mencionan que el número de sus barcos rondaba los ochenta, de los que cincuenta y cuatro eran de grandes dimensiones y los otros restantes más ligeros.

barcos-normandos-siglo-x

Desde la costa portuguesa se dirigieron hacia el sur y a fines de Septiembre del 844 ya se habían hecho con Qabpil, Isla Menor en Cádiz, y remontaban el Guadalquivir en dirección a la rica y codiciada Sevilla. Se sabe que cuatro naves se desviaron hacia Coria del Rio donde dieron muerte a todos sus habitantes para despejar el camino hacia la ciudad.

Las autoridades, asustadas ante la brutalidad normanda, huyeron dejando a Sevilla con pocos efectivos y sin un líder que pudiera dirigir la defensa. Durante siete días saquearon la ciudad, asesinando sin piedad y condenando a la esclavitud a los pocos supervivientes que quedaron. Volvieron a Sevilla en una segunda ocasión y durante dos meses camparon a su antojo sembrando el pánico entre los andalusíes hasta que fueron derrotados por Abderramán II en la Batalla de Tablada que se saldó con más de mil normandos muertos, cuatrocientes prisioneros que fueron decapitados y unos cuantos supervivientes que huyeron hacia la costa atlántica.

Tras la derrota normando las murallas de Sevilla se reforzaron y se repararon todos los daños causados por el ataque y el saqueo. En el 859 Sevilla volvió a ser atacada, pero la respuesta del emir fue dura y contundente, mientras numerosas fortalezas vigilaban el mar. Desde entonces los vikingos no volvieron a atacar Sevilla, una de las principales ciudades de Al-Andalus.

Fuente: QuHist.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies