La industria más significativa de Vélez-Málaga es las de fabricación de tierras cocidas para la construcción (tejares, fábricas de tejas y ladrillos), llegaron a existir unos cuarenta tejares que elaboraban los típicos ladrillos macizos llamados mazaríes.

Esta artesanía tradición morisca que en Vélez-Málaga están desde la época musulmana, determinando el empleo de la tierra arcillosa como material constructivo a lo largo de su historia.

Hace prácticamente 2000 años que se vienen fabricando ladrillos en Vélez-Málaga, desde entonces hasta la fecha, la actividad de los tejares ha conocido unas etapas más florecientes que otras.

La historia de los tejares veleños es poco conocida, salvo recientes notas periodísticas que llaman la atención sobre la perdida de estas instalaciones y un estudio muy completo, el grueso de la información se restringe a la comunicación directa de los propietarios.

En los últimos años mantenía una producción destinada principalmente al ladrillo hoy conocido como rústico, para su utilización en ornamentación y obras de restauración de edificios históricos, pero la hegemonía de los nuevos materiales y las normativas relativas a la contaminación ambiental han supuesto la puesta en peligro de un oficio milenario “el tejero”.

Una vez repasada la historia de los tejares, me voy a centrar en describir como eran y son los tejares y las labores que en ellos se llevaban a cabo, concretamente el mi hermano, “ yo también fui tejero” .

En el tejar se fabricaban artesanalmente, ladrillos macizos “Pilastras” y baldosas de distintas medidas, las mas populares eran 30 x 30 y 40 x 40 a estas últimas se le llaman “Mazaríes”, que más adelante explicaré como se fabricaban.

En todos los productos se utilizaban, básicamente agua, arcilla y pizarra molida. La obtención de los materiales no es una tarea complicada. En primer lugar, la arcilla, se extrae de unas canteras cercanas .

 El agua la sacaban de un pozo y antiguamente se usaba lima, pero hoy en dia se usa pizarra molida y la elaboración del barro para fabricar los materiales se mecanizada, os explico como se hacia manualmente.

Una vez obtenidos la arcilla y el agua, y la lima cribada para evitar las piedras se mezclaban y amasaban en una alberca “Pila”. Para ello se metían dentro varias personas y con los pies y las manos fuese invierno o verano, con las manos y se mezclaba todo bien. Una vez amasado, se cargaba la masa “Barro” en un carro de mano y se llevaba hasta la era “Mantillo” donde se fabricaban los diferentes productos, hoy en día se hacen de pie colocando los materiales en estanterías para que se sequen y luego su posterior cochura, pero antes se hacia todo en el suelo.

Para hacer los ladrillos y las baldosas macizos se utilizaban unos moldes, llamados “Gaberas”,en forma de cajón de madera o aluminio sin fondo. Se ponía el molde en el suelo, se llenaba con la masa y se compactaba bien esto se le llama “Cortar”, después se retiraba el tendida molde y quedaban los ladrillos, o baldosas, tendidos en el suelo.

Cuando los materiales iban secándose se le quitaban los filos con unas cuchillas esto se le llamaba “Raspar” eso para las lozas y las pilastras se ponían de canto y con las manos se repasaban sus contornos se llamaba “Cantear”, también para terminar el proceso de secado se levantaban para que el aire terminase de secar y evitar la humedad del suelo esto se llamaba “ Empalomar”

Luego se recogían y se metían en los Hornos para su cocción.

El horno,tradicional árabe o moruno, es como una especie de habitación sin techo de unos 2x2m de superficie y unos dos metros de altura. El suelo cuenta con unos agujeros por donde entraba el calor. Debajo de este era donde se echa la leña y romaniza que conseguían una buena llama para producir el calor necesario. A modo de comparación, sería como el de un panadero pero de unas dimensiones mayores.

Cuenta también con una puerta en un lateral que llega hasta arriba por la que se entra para llenarlo de ladrillo o lozas. Una vez el horno estaba lleno hasta arriba, se sellaba el techo con cascotes de ladrillo. Esto se hacía para evitar la pérdida de calor.

Igualmente, para evitar este detrimento, se sellaba la puerta con ladrillos y barro. Tras permanecer en el horno unas 48 hora seguidas día y noche , se sacaban de él y se apilaban en la era, a la espera de ser vendidos

Extraído de Velez Málaga, Un lugar de ensueño

CasaEnChilches.com

Informacion ofrecida por www.CasaEnChilches.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies